Para mi Reprotec es como una familia, realmente con ellos sentí el calor humano que muchas pacientes que atravesamos la infertilidad no sentimos en otros centros.